#menu li.current-elemento de menú a, #menu li.current-menu-padre un #menu li.current_page_parent un li #menu a.selected, #menu li a: hover, #menu li.current_page_item un { background: url ("../ images / menú bg.png") repeat-x centro de desplazamiento superior # 2B4908; de color: #FFFFFF; }

Complementos deportivos

bie3-colageno-forteProductos:

579551-vitanatur-collagen-antiox-plus-180-g descarga (7) descarga (8)

 

10 consejos que pueden ayudarte a reconocer un buen suplemento dentro del montón.

1- Sin efectos secundarios: Los suplementos no son medicamentos, sino que sólo deben aportar un extra de nutrientes para evitar carencias dietarias. Es decir, se deben consumir cuando la dieta no alcanza a cubrir las recomendaciones nutricionales según la edad, la etapa biológica o el esfuerzo físico realizado.

2- Está avalado por estudios científicos serios: Si un buen suplemento pasa con éxito las pruebas experimentales, sus resultados se divulgarán con facilidad y podrás obtener investigaciones al respecto.

3- Incrementan la energía: La mayor parte de los suplementos te brindan vitalidad, debido a que no experimentas carencias nutricionales y ésto permite mantener el ritmo, recuperarse mejor tras la actividad física y prevenir lesiones.

4- Incrementan la resistencia: Si tienes más energía también rindes más y por eso, resistes más todas las actividades de la vida diaria, incluido el entrenamiento físico.

5- Favorece el sueño y el descanso: Muchos suplementos sólo aportan cafeína que te mantienen despiertos sin darte la posibilidad de descansar adecuadamente, lo cual es contraproducente para tu recuperación y rendimiento físico.

6- Apto para todas las edades: Un suplemento no es medicamento ni sustancia de dopaje, es decir, no debe significar un peligro para el organismo, por eso un buen suplemento no debe ocasionar problemas en mayores de 5 años.

7- Es natural: Con la finalidad de ser un aporte extra de nutrientes al organismo, un suplemento ideal es aquel que constituye una sustancia nutritiva o que ya se encuentra en el organismo, como puede ser una vitamina, un mineral u otra cuya sustrato principal es de origen vegetal o se extrae de la naturaleza.

8- No modifican el estado de ánimo: Un buen suplemento no debe ponerte eufórico ni provocarte una depresión. Sí debes sentirte con mayor vitalidad y energía suficiente para enfrentar los desafíos diarios.

9- No necesita receta: No es un medicamento, no se consumen para tratar una patología y por lo tanto no es imprescindible su comercialización bajo receta médica. Aunque siempre es bueno seguir el consejo y asesoramiento de un profesional que conozca al respecto.

10- Nunca será considerado un producto de dopaje: No deben estar prohibidos ni ser una sustancia perjudicial para tu salud, sólo deben contribuir al normal funcionamiento de tu organismo y prevenir carencias nutricionales.

Con una alimentación variada y equilibrada éste tipo de productos no son necesarios en personas con un nivel de actividad física normal, pero cuando el esfuerzo físico extrema el gasto calórico y la pérdida de nutrientes, pues la ingesta de alimentos necesita ayuda y allí, es donde se apunta a los suplementos que sólo deben ser eso, un aporte de sustancias naturales que colaboren con la dieta diaria.